Make your own free website on Tripod.com

Noticias

El nuevo fenómeno: El periodismo amateur.

Los avances tecnológicos han generado un cambio revolucionario a la hora de hablar periodismo.

La mayor velocidad en las comunicaciones y sobre todo la facilidad para procesar información dan a pensar la constante evolución de la labor periodística.

En los años del César y su “Acta Diurna” (considerado por muchos el primer periódico de la historia) no se imaginaban el grado de avance y de facilidades que tienen los periodistas hoy en día.

La computadora ocupa hoy en día un rol fundamental a la hora de efectuar información. En un abrir y cerrar de ojos uno tiene la  posibilidad de enviar información de un lugar a otro, y con solo tener casilla de “e-mails” podemos atesorar en tan solo unos segundos lo que llamamos como “dato”.

El dato es básicamente la información en el ambiente. Este cambio sustancial en la transmisión de datos, que antes de la primer era de las comunicaciones en el siglo 19  estaba ligada a la velocidad de paso de hombre. Recordemos las diligencias en las cortes de los reyes que eran las que “conectaban” las cartas entre los distintos mandatarios. Pasaban horas, incluso días enteros hasta que una declaración de paz llegaba desde un país a otro. La velocidad en la transmisión de datos es uno de los puntos clave de la era que es catalogada como “sobre información” y está caracterizada por la abundancia del dato. El problema se centra en la discriminación de la abundante información y no en su imposibilidad de encontrarla.

El periodismo no está exento del contexto recién descrito. Recordemos que el papel del periodismo, en cualquiera de sus formas multimedias, escrito, radial, televisivo e informático, es el de informar y transmitir de una forma ordenada, concisa y entendible el dato, que en este caso descansa en un hecho determinado. La sobre información obliga al periodismo a estar completamente receptivo e informar las 24hrs. El caso de la transmisión del atentado de las torres gemelas perpetuado en Nueva York en octubre del 2001 fue transmitido para millones de personas alrededor del mundo de manera simultanea. Cada uno pudo observar en sus casas como se iban dando minuto a minuto los acontecimientos.

El trabajo del periodista se ve envuelto en un grado mayor de exigencia a los que estaban acostumbrados los primeros “periodistas” romanos.  El periodista debe tener un amplio poder de absorción para poder identificar y discriminar mejor al dato.

Otro de los problemas que afronta el periodismo, un poco por culpa de efecto de la sobre información es la pérdida de credibilidad. La competencia por el dato entre los distintos medios hace que muchas veces predomine lo noticioso por sobre lo verdaderamente importante.

El nacimiento del periodismo amarillista que crea noticias que hasta hace 40 años atrás parecían no tener valor noticioso, ha dado inicio a una nueva manera de hacer periodismo. Las noticias pierden en credibilidad pero al mismo tiempo parece ser bastante consumido este estilo. Un ejemplo es el canal Crónica, que a pesar de no tener un grado de credibilidad en la gente, al ocurrir un hecho es uno de los primeros en ser sintonizados.

Algo muy parecido a lo señalado anteriormente está ocurriendo con el periodismo deportivo. Con el correr de los años el periodismo deportivo ha sido encasillado como poco profundo, no profesional y banal. Se ha teñido de lo que es llamado como amiguismo, periodistas que hacen juicios de valor condicionándose por cuestiones afectivas que nada tienen que ver con la objetividad ponderada a los inicios de la profesión periodística.

La herida resurgió tras la pelea entre dos periodistas de renombre entre Horacio Pagani y Alejandro Fabbri. El segundo acuso al primero de censura a todo aquel que hablara mal de la selección campeona del mundo conducida por Menotti.

En los medios se empezó a cuestionar aun más en el mundo del periodismo deportivo. El profesionalismo quedó en tela de juicio como es el ejemplo del periodismo de espectáculo amarillista, muy subestimado por cierto.

La decadencia periodística y el fenómeno informático, unidos comenzaron a formar un nuevo elemento, lo que vamos a llamar periodismo amateur.

El periodismo amateur tiene su hábitat en lo que hoy conocemos como blogs o bitácoras. A continuación una definición de blog extraída de: www.delosprimeros.com/glosario-posicionamiento.htm

“Son páginas web, generalmente personales, en donde se publican periódicamente noticias, artículos o comentarios de interés sobre diversos temas o la propia vida de su autor”

Los weblogs o blogs son utilizados para generar artículos que como se dijo anteriormente se sitúan de manera cronológica. Los temas son bastante variados gracias a su fácil accesibilidad,  cualquiera que pueda usar una computadora que tenga internet tiene la posibilidad de  generar una cuenta de weblog.

El fútbol es un deporte que mueve sentimientos, al menos en nuestro país. Los weblogs dedicados al fútbol se han multiplicado con el correr de los años. Con tan solo poner fútbol en el googlesearch arroja un resultado de 108,899 de blogs dedicados al fútbol. Gente de países como Colombia, Argentina, Bolivia y España entre otros, dedican blogs y tiempo para ejercer lo que llamamos periodismo deportivo amateur.

Algunos ejemplos:

http://valechumbar.blogspot.com/

http://futbolyalgomas.blogspot.com/

http://www.la-redo.net/

http://bambifrases.blogspot.com/

http://futbolochentoso.blogspot.com/

http://partidoalmedio.blogspot.com/

El patrón que siguen la mayoría de estos sitios es que, a diferencia del periodismo deportivo que intenta dar una ilusión de objetividad, aquí la subjetividad absoluta es lo que predomina. En la mayoría de los blogs se arman pequeños debates, muchas veces muy subidos de tonos y cargados de agresividad. Se pone el énfasis en la opinión y muchas veces hasta en la ironía, algo que el periodismo tiene vedado, al menos explícitamente por esta ilusión de objetividad que lleva a sus espaldas.

Otra característica novedosa es la posibilidad de interactuar con el organizador del blog, los comentarios que se suelen dejar en los blogs van directamente al autor del posteo y muchas veces este le contesta o le retruca generando así una retroalimentación que el periodismo no posee.

Los blogs son un evento novedoso que ha impactado en la manera de transmitir información y generar debates. Su interactividad y su facilidad hacen de este elemento algo atractivo para ejercer periodismo ante el monopolio de TYC (torneos y competencias).

El futuro dirá quien pesa mas, el periodismo amateur emergente o el periodismo profesional en decadencia.

Por  Iván Yubero

 

Volver